El Hércules C.F. entró en barrena

En la temporada 2018/2019 el Hércules de Alicante C.F. se quedó a las puertas de ascender a la Segunda División del fútbol español.

El último partido en su propio estadio, con el máximo apoyo de su afición, durante la fiesta grande de la ciudad, Las Hogueras de San Juan, en un buen estado de forma, contra un rival de menor entidad ‘histórica’, La Ponferradina: ¡lo tenía todo a favor!. Pero perdió de forma estrepitosa. En ese momento el motor del equipo se paró, y nadie pareció darse cuenta. O quizá nadie se atrevió a decirlo en voz alta, solo su entrenador, Lluís Planagumà, insinuó que quizás el club debía buscarle un sustituto con la energía que requería afrontar la siguiente temporada, y parece que el Director Deportivo, Javier Portillo abogó por buscar un nuevo entrenador.

Llegó el verano, y el Hércules renovó a su entrenador para que pilotase la nueva temporada; el entrenador aceptó tomar los mandos de un equipo sin motor. En la pretemporada ya se veía que algo no iba bien, pero el verdadero test llegaría con el inicio de la competición en la Segunda División B.

Durante las cinco primeras jornadas el Hércules, empezó a descender primero de una forma leve pero con el paso de las jornadas, turbulencia tras turbulencia, los nervios de la afición, los jugadores, cuerpo técnico, directiva, han provocado un histerismo colectivo que ha terminado con la destitución del entrenador, y la contratación de un nuevo entrenador.

Pero el Hércules ha entrado en barrena. La Wikipedia define esta maniobra aérea de la siguiente manera:

…pérdida prolongada, en la cual el avión cae en una posición de morro bajo describiendo una trayectoria helicoidal (como un sacacorchos) alrededor de su eje vertical.

Es una maniobra peligrosa si se hace a poca altura debido a la mayor o menor dificultad de salir de ella… Puede ser ejecutada deliberadamente por el piloto para generar espectáculo o puede ser consecuencia de un incidente, como por ejemplo, un fallo en los motores que provoque un descenso brusco de la velocidad y la respuesta del piloto sea errónea. … de no corregirse a tiempo, el aparato puede acabar estrellándose.

Quedan muchas jornadas, y el nuevo ‘piloto’ del Hércules, Jesús Muñoz, todavía tiene tiempo para intentar arreglar las consecuencias del incidente provocado por la eliminatoria contra la Ponferradina.

Pero deberá revisar a fondo su equipo para asegurarse de que esté al cien por cien y solucionar lo que haya que solucionar, una tarea que le llevará tiempo diagnosticar y tratar. Una tarea que no puede ignorar porque no se va a arreglar, sola como han demostrado los resultados de las primeras jornadas.

Y la afición, y el equipo, sí: «Todos juntos y en armonía». Ahora es lo que toca, de nada servirá ponerse nerviosos, retroalimentarse los unos a los otros.

¡¡Macho Hércules!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *